Adiós a Rio 2016

- Austera ceremonia de Clausura

- Bolt y Phelps: lo más destacado

- México: en el atolladero deportivo

 

por noé martínez

 

Con los colores del carnaval, este domingo la ciudad de Río De Janeiro y el histórico Estadio Maracaná despidieron a los Juegos de la XXXI Olimpiada, luego de 17 jornadas de intensa agenda competitiva, en una ceremonia austera pero emotiva, congruente con la sobriedad general de la emisión cuyo diseño de producción se centró más en la identidad cultural de la nación carioca que en despliegues tecnológicos como los vistos en los juegos de Londres y Beijing.

 

En palabras de Thomas Bach, Presidente del Comité Olímpico Internacional (COI): “Fueron unos Juegos Olímpicos maravillosos en una ciudad maravillosa”, según señaló durante la clausura, en la que estuvo acompañado por el Presidente del Comité Organizador, Carlos Nuzman, y en la que también participaron los artistas Lenine y Mariene Castro. Brillaron por su ausencia la presidenta del gobierno brasileño Dilma Rouseff (actualmente separada del cargo), así como el mandatario interino Michel Temer, quien fuera abucheado en la ceremonia inicial.

 

Insoslayables fueron los visos de conflicto político en Brasil, país que enfrenta una seria crisis política y el conflicto social aparejado a esta. Las protestas periféricas a la celebración olímpica fueron visibles pese a los esfuerzos de la administración de Río por ocultarlos del ojo público. La crisis económica en la región, en parte debida al gasto excesivo de la organización del Mundial en 2014 -hace apenas dos años- se vio agravada por los preparativos para los Juegos Olímpicos de Río, lo que se percibió tanto en el clima delictivo de la ciudad, como en la austeridad de la gestión y los espectáculos involucrados.

 

Eduardo Paes, alcalde de Río, comentó en este sentido: “En Brasil hacemos las cosas a lo latino, lo que a veces enloqueció a algunos miembros del COI. Si quieren ser justos con Río, no pueden compararnos con Tokio, Chicago o Madrid. Esas son ciudades con mucha mejor infraestructura, en países desarrollados. Comparen a Río con Río”.

 

Lo deportivo fue, por suerte, lo más destacado. Tras dos semanas de competencia la humanidad tiene 65 nuevos records olímpicos y 19 mundiales. Ussain Bolt y Michael Phelps llevaron a nuevos límites la velocidad humana por tierra y agua, consagrándose como los grandes héroes del deporte de su generación. Tras el anuncio del retiro de ambos atletas, el legado es innegable: El estadounidense cerró su cuenta personal con 28 medallas (23 de ellas de oro), siendo derrotado únicamente en la prueba de los 100 metros mariposa, mientras que el jamaiquino consiguió por tercera vez consecutiva los tres oros en las pruebas de velocidad.

 

Río nos presentó también a las nuevas protagonistas de la historia deportiva. Katie Ledecky (natación) y Simone Biles (gimansia), ambas de 19 años, dominaron sus respectivas disciplinas, mientras que la jamaiquina Elaine Thompson, de 24, conquistó las pruebas de los 100 y 200 metros, perfilándose como una de las favoritas para Tokio.

 

El desempeño mexicano nos deja sabores agridulces. Mientras que la Comisión Nacional del Deporte intentó colgarse el crédito por el éxito de atletas a quienes había retirado el apoyo, el esfuerzo heroico de los medallistas nacionales es digno de todos los elogios. Las platas de María Guadalupe González (Atletismo), Germán Sánchez (Clavados) y María del Rosario Espinoza (Taekowndo), así como los bronces de Misael Rodríguez (Boxeo) e Ismael Hernández (Pentatlón moderno) parecen, sin embargo, un logro obtenido pese a las instituciones deportivas, más que gracias a ellas y si algo ponen de manifiesto es la férrea voluntad de lxs mexicanxs ante la adversidad.

El nuevo santuario de la vieja Zona Rosa

Por Héctor León

 

La zona rosa, antes blanca por las mañanas y sus casas estilo porfirianas, donde la orgía era perpetua por las noches y se tornaba barrio/zona roja, y las vedettes caminando despintadas y despistadas por las madrugadas, cuando el table dance el strep trease y las minifaldas (...)

 

Ver más

Texas de Brazil: la cocina de las olimpiadas Río 2016

Por Héctor León

 

En estos días de los Juegos Olímpicos de Río 2016, se imponen las potentes, sabrosas y refrescantes caipiriñas, a base de cachaza y lima, pero se pueden hacer de casi cualquier fruto del trópico: la samba y el sol quemante, la fiesta encendida, las churrasquerías, que ya son una tradición latina, al encendido de la antorcha olímpica, son una opción excepcional para conectarnos con el Brasil brasileño que todos llevamos dentro (...)

 

Ver más

Capella Ixtapa, el hotel del acantilado

Por Héctor León

 

Desde la altura del acantilado de unos 20 metros sobre el nivel del mar, reposa en  la masa semiterrena  el Hotel Boutique Capella Resort &Spa, y desde sus 54 suites con alberca privada se disfruta el esplendor de esta porción del Pacífico de Ixtapa Zihuatanejo, Guerrero (...)

 

Ver más

La Toscana Mexicana del Valle de San Juan Del Río, una realidad

Por Héctor León

 

En su séptima edición el Festival de los 100 Vinos Mexicanos logra su madurez y se consolida como la vanguardia del vino mexicano, impulsando los caldos nacionales entre más de 15 mil jóvenes y familias enteras que llegaron a Viñedos La Redonda los pasados 5 y 6 de marzo (...)

 

Ver más

director: héctor león

www.laorgiadelossabores.mx

Todos los Derechos Reservados. 2016. ©